Hoy os traigo de nuevo un libro de Luis Landero, un escritor del que ya os hablé hace unos meses tras su publicación de “Lluvia fina”, un libro que me gustó muchísimo y del que os hablé en una reseña el pasado mes de febrero. Reseña que os muestro de nuevo en este link: https://www.leodisfrutoescribo.com/lluvia-fina/

Os recuerdo que Luis Landero es un escritor nacido en Badajoz en 1948.

Licenciado en Filología hispánica y laureado con numerosos premios tales como Premio nacional de Literatura, Premio Mariano José de Larra o Premio Libreros de Madrid.

Landero es un escritor que me despista, porque tras estas dos lecturas a las que he dedicado reseñas porque me han parecido relatos entretenidos y dignos de tener en cuenta, me he comprado el libro “Absolución” del que hay también buenas críticas, y no he pasado de las páginas iniciales porque me aburría. No se, quizás no era mi momento para la lectura, creo que le voy a dar otra oportunidad.

Argumento de “Una historia ridícula”

Marcial, es un hombre que trabaja en una empresa cárnica y se enamora perdidamente de Pepita. Una historia tan repetida en la literatura, como es una historia de amor, es tratada por Landero de una manera absolutamente distinta.

La personalidad de Marcial y la forma tan aguda, formal, pintoresca, cómica y trágica de relatarla, la convierten en una historia única.

La novela está relatada en primera persona, por el propio Marcial, que te va contando la historia desde que conoció a Pepita.

El nacimiento del relato

Landero cuenta, que el germen de este relato surgió hace muchos años, cuando él tenía treinta y tantos. En el periodo de pandemia se acordó de un cuadernito que guardaba con unas líneas escritas por él, tituladas “Asalto a la casa de la mujer amada”.

Esas líneas se quedaron guardadas en un rincón, pero para siempre en su memoria y ahora, tantos años después, han salido a relucir con este nuevo libro. De hecho, casi al final, hay un capítulo con este mismo título.

Tal y como le ha ocurrido en otras ocasiones, Landero dice tener  tan claro el libro, que cuando se pone a escribir le resulta fácil. Este libro lo ha escrito Marcial, el protagonista, y le va contando como ha de ser la historia. Landero, según él, es quien pasa a limpio lo que le va dictando.

Es realmente prodigiosa la mente creativa de este escritor. No solo es capaz de tener en su cabeza, desde el inicio, el relato completo, sino que además tiene una gran habilidad para escribirlo con la maestría que le caracteriza.

Estilo Landero

Yo creo que lo que caracteriza a Landero es la pulcritud de sus escritos, creo que aunque te guste mas o menos, es innegable su nivel literario.  Aunque también he de reconocer que en este libro en particular, al ser escrito en primera persona, hay mucho monologo y en alguna ocasión puede resultar algo denso.

“Una historia ridícula” es una novela cómica, de humor ácido.

Marcial es un hombre con poco sentido del humor, y como nos dice su autor, la solemnidad con la que habla y como se expresa, acaba  provocando una sonrisa. Este “desnivel”, como lo llama Landero, hace que estemos ante un libro escrito con un gran sentido del humor. Hay muchos momentos divertidos.

Marcial es esa persona que se tiene en alta estima, redicho, satisfecho de sus cualidades y como él mismo dice en el comienzo: “no especialmente apuesto y llamativo pero sí educado, discreto, concienzudo, culto y buen conversador.”

Es un hombre que tiene una filosofía muy particular de la vida y en general se puede decir que odia al genero humano.

Amor y odio se entrelazan de forma constante en esta novela. Sentimientos, que según Marcial, resultan adictivos.

el amor sublime es una verdadera catástrofe. El amor sublime lo da todo, es cierto, y todo lo llena, pero a cuenta de vaciar y destruir todo cunto no sea él y su soberana y tiránica sublimidad

Marcial, durante todo su relato te va contando como es él y su relación con otras mujeres, como Natalia , la mujer con la que estuvo unos diez años, de la que era íntimo y a la vez desconocido , o Merche, una buena chica con la que salía de paseo.

La relación con las mujeres o con su íntimo amigo Cordero, e incluso la relación consigo mismo, quedan alteradas por culpa del amor por Pepita. Su amor por ella es capaz de eclipsar al resto de personas que forman su vida.

Landero incluye también personajes secundarios interesantes, como Ibañez o la mesonera. Te crea a lo largo de la historia una amalgama de sentimientos por unos y por otros que van configurando la personalidad particular de Marcial.

Marcial es un tipo que, aunque en ocasiones es un resabido desquiciante, pero en el fondo te provoca cierta compasión porque no deja de mostrar su complejo y su incapacidad para conseguir a Pepita, una mujer de una clase social acomodada.

El libro, sin llegar al nivel de fantasía desbordante de Millás, pero tiene un componente de circunstancias sobre naturales que hacen al personaje aún mas especial.

Con un final digno de un redoble de tambores, os aconsejo esta lectura porque vais a pasar un buen rato.

Gracias por seguir mi blog https://www.leodisfrutoescribo.com/ y, como siempre, me gustaría conocer tu opinión.

Deja un comentario