La tregua

Hoy os quiero hablar de “La tregua”, una novela publicada en 1.960  y escrita por Mario Benedetti.

Hablemos de Mario Benedetti

Mario Benedetti Farrugia  fue un escritor, poeta, dramaturgo y periodista uruguayo,  integrante de la Generación del 45, a la que pertenecieron, entre otros, los también escritores Idea Vilariño y Juan Carlos Onetti.

Los escasos recursos familiares le obligaron a trabajar en distintas ocupaciones desde los catorce años: funcionario público, recadero, taquígrafo..

Un matrimonio de sesenta años con su novia y una vida en el exilio desde el 73 por el golpe militar en Uruguay, marcaron su vida.

Su prolífica obra abarca más de ochenta libros entre cuentos, novelas, y ensayos, traducidos a mas de 20 idiomas.

Por testamento, dejó creada la Fundación que lleva su nombre,  Fundación Mario Benedetti para  promover la literatura y los derechos humanos.

Ha recibido numerosos reconocimientos, entre los que podemos nombrar: la Orden Félix Varela (Cuba, 1982), el Premio Llama de Oro de Amnistía Internacional (Bruselas, 1987), la medalla Gabriela Mistral (Chile, 1995) y la medalla Pablo Neruda (Chile, 2005).

Asimismo, recibió la distinción Honoris Causa en la Universidad de la República en Montevideo (2004) y VIII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (España, 1999).

Muy conocidas son sus preciosas poesías, inspirando a muchos cantantes a reproducirlas.

Todos recordamos , por ejemplo,  “Te quiero” o “Hagamos un trato“, aunque me quedo con la maravillosa oda a la valentía “No te salves”, de la que rescato unas líneas:

No te quedes inmóvil al borde del camino.

No congeles el júbilo. No quieras con desgana.

No te salves ahora ni nunca, no te salves.

………

Pero si pese a todo no puedes evitarlo… y te salvas. 

………Entonces…

No te quedes conmigo.

Argumento de “La tregua”

Con este párrafo comienza el libro:

“Sólo me faltan seis meses y veintiocho días para estar en condiciones de jubilarme”.

La novela se trata de un diario personal, de un año de duración, escrito por su protagonista, Martín Santomé.

Un hombre de 49 años, apunto de cumplir 50. Este dato es lo primero que me ha sorprendido. Quizás en los años 60, cuando se publicó la novela , esa edad comenzaba a suponer cierto declive, pero hoy en día se le consideraría  un hombre maduro en la plenitud de su vida.

En la historia cuenta su experiencia laboral  entre balances de saldos y redacción de asientos, y con cuatro personas a su cargo.

La vida de Martín transcurre entre el trabajo y la convivencia con sus tres hijos, ya adultos.

La relación con sus hijos no es fácil, su mujer falleció con el nacimiento de su hijo Jaime, el más pequeño y Martín ha sacado a su familia adelante como ha podido y sabido.

La contratación de una mujer joven, de 25 años, en la oficina cambia por completo la vida del protagonista.

El paso de los días, sus sentimientos, emociones y la transformación que va sufriendo a raíz de conocer a Laura Avellaneda (así se llama la chica) es la esencia del libro.

¿Porqué me gustó “La tregua”?

Porque tras una historia sencilla – la vida de un empleado en Montevideo que se jubila y se enamora de una empleada suya-, se esconde toda la complejidad del ser humano.

Es el diario de una persona normal con una vida normal, con los problemas normales, pero es mágico cómo lo expresa. 

No hay interferencias, solo habla Martin y esa única diana te hace partícipe, de una manera profunda y sincera de su singularidad.

El discurso es directo, sincero, tierno, divertido, melancólico, triste, alegre, contradictorio.. 

Como la vida misma, es, en definitiva emotivo.

Te toca el corazón.

Habla de la relación con sus hijos:

Me veo poco con mis hijos. Nuestros horarios no siempre coinciden y menos aún nuestros planes o nuestros intereses.

Del trabajo; me gustan mucho los giros uruguayos, le dan chispa a las palabras:

Hoy me quedé hasta las once de la noche en la oficina. Una gauchada del gerente.

Un hombre con una vida rutinaria, como muchos, con la preocupación de cómo llenará sus días de ocio ante su inminente jubilación.

Y entonces ocurre el milagro, la tregua, así lo llama Martín.

Dios le ha concedido un paréntesis de autentica felicidad. 

Una maravillosa historia de amor.

… es como una horma que se ha instalado en mi pecho y lo está agrandando, lo está poniendo en condiciones adecuadas para sentir cada día más.

Benedetti, con su prosa poética sabe, como pocos escritores, hablar de amor..

 Ella me daba la mano y no hacía falta más. Me alcanzaba para sentir que era bien acogido. Más que besarla, más que acostarnos juntos, más que ninguna otra cosa, ella me daba la mano y eso era amor.

No voy a desvelar más sobre el libro porque, como en otros sitios en internet, hacen spoiler y quiero que seáis vosotros quienes descubráis el final.

En definitiva, “La tregua”, es un libro que me ha conmovido mucho y espero que lo disfrutéis vosotros también, y como siempre me lo contéis.

Os dejo el link y os animo a leerlo.

Gracias por seguir mi blog.

Deja un comentario