El poder de la palabra

Uno de mis miedos al comenzar con este blog era pensar que no iba a tener contenido suficiente, o mejor dicho, habilidad suficiente como para redactar una vez a la semana algo interesante. En la mayoría de los casos dejo alguna recomendación de algún libro y me parecía que esta frecuencia de escritura iba a ser excesiva para mí, pero he de confesar que el hecho de intentar seguir adelante con mi siguiente novela  me lleva a investigar distintos  temas y  me obliga a saltar de uno a otro, a indagar en varios asuntos a la vez que me reconducen a distintos autores, a distintos libros. Otra fuente de inspiración natural es la lectura, el combinar relatos de autores de prestigio con novedades de escritores noveles, también me enriquece y me genera interés, y finalmente y mezcladas entre sí, la realidad que vivimos lógicamente se cuela de forma constante en mis pensamientos y me hace reflexionar.

En este caso, es una mezcla de estas dos últimas vías de inspiración, lectura y realidad actual, las que me han llevado a hablaros del poder de la palabra.

Si pienso en discursos memorables, me vienen a la mente, sin mucho pensar, tres personajes y en los tres casos algunos de sus mensajes más notables surgieron tras experimentar situaciones realmente duras, y esto creo que tiene dos lecturas, una es de esperanza, al final con ilusión y empeño podemos superar adversidades, pero también me dice que hasta que no sucede algo realmente terrible no somos capaces de valorar la vida ni de encontrarnos con nosotros mismos.

STEVE JOBS- 2.005 Discurso a los recién graduados en Stanford . Había superado milagrosamente un cáncer de páncreas, del que moriría seis años después.

Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco para evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder.

Tengan el coraje de seguir a su corazón y a su intuición, de algún modo ellos ya saben lo que realmente ustedes quieren ser.

Sigan hambrientos, sigan alocados.

MARTIN LUTHER KING- 1.963 Marcha masiva por los derechos civiles en Washington.

Tengo un sueño.

(…)

Con esta fe seremos capaces de transformar las discordancias de nuestra nación en una hermosa sinfonía de hermandad. Con esta fe seremos capaces de trabajar juntos, de rezar juntos, de luchar juntos, de ir a prisión juntos, de luchar por nuestra libertad juntos, con la certeza de que un día seremos libres.

(…)

Libres al fin.

CHURCHILL- 1.940 II Guerra Mundial. Discurso en la Cámara de los Comunes. Los aliados sumaban derrotas frente a los nazis.

Yo diría a la Cámara, como dije a todos los que se han incorporado a este Gobierno: «No tengo nada más que ofrecer que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor».

(…)

En este tiempo me siento autorizado para reclamar la ayuda de todas las personas y decir: «Venid, pues, y vayamos juntos adelante con nuestras fuerzas unidas.»

Estos pensamientos me llevan a la realidad de hoy en día, una realidad pesimista y derrotista que predice que los libros en papel están en sus últimos días, e incluso algunos incluyen la desgracia a la cultura en general . Pues bien, fruto de este ambiente fatalista ha nacido uno de los libros más premiados últimamente, un ensayo escrito por Irene Vallejo que lo ha escrito, dicho por ella misma, para luchar contra este fatalismo, “mi reto va a ser escribir un libro dedicado a todos esos apasionados de la lectura, escrito con esperanza, y  para que aquellos que lo lean puedan salir con mas alegría y esperanza en el futuro”.

EL INFINITO EN UN JUNCO. Es un libro de difícil clasificación, porque se mezcla la historia con  viajes, villanos, héroes…. En definitiva, es un apasionante relato que trata del origen de los libros, desde  los primeros materiales, la dificultad para su mantenimiento, su clasificación… Pero también  es un ensayo de aventuras, como señala Luis Landero. Un ensayo fascinante, que te sumerge en la biblioteca de Alejandría, en Roma, Grecia, en los palacios de Cleopatra, saltando de una época a otra, porque según Vallejo el conocimiento de los clásicos ilumina nuestra vida actual.

Te cuenta anécdotas de los infames que saquearon y quemaron libros, y rinde un homenaje a aquellos que los protegieron y los salvaron. De forma muy inteligente indaga en las conexiones entre pasado y presente. Es una manera de divulgar el valor de los libros, siendo una fuente inagotable de conocimiento, clave en la historia de la humanidad que han sobrevivido, con éxito, a miles de intentos por silenciarlos.

Es un libro fantástico, que realmente se vende por si solo. Se ha convertido en un Best Seller, va por la edición veinticinco y entre otros premios ha ganado el Premio Nacional de Ensayo 2020.

Y para finalizar, permítanme señores lectores, hablarles del último discurso que me ha emocionado y me ha devuelto la esperanza de pensar que lo mejor está por llegar.  Amanda Gorman, como ella se define, negra, delgaducha y criada por su madre, que con veintidós años y Cum Laude en Sociología en Harvard ha conmocionado a EEUU con su poesía “The hill we climb” (La colina que escalamos). Poema que terminó de escribir tras los recientes disturbios en el congreso de EEUU y recitó en la investidura de Biden, y también representó la luz de la esperanza ante miles de personas en la liga nacional de futbol americano, la super Bowl, rindiendo homenaje a la labor de los sanitarios y de todo el personal, en general, que ayudó en la pandemia.

Poesía y política al mas alto nivel, poesía y deporte, en el espectáculo deportivo mayor de EEUU.

Creo que algo está cambiando y todo es por el poder de la palabra. Os dejo algunas de sus estrofas…

Y así levantamos la mirada,
no para ver lo que nos separa,
sino lo que está frente a nosotros.
Cerramos esa brecha
porque sabemos
que si el futuro ha de ser prioridad,
debemos dejar nuestras diferencias
a un lado en primer lugar.
Bajamos las armas
para extender los brazos al otro.
No buscamos daño para nadie,
sí la armonía para todos.

(…..)

No vamos a retroceder ni nos dejaremos intimidar
porque sabemos
que nuestra inacción y nuestra inercia
serán la herencia
de las próximas generaciones.
Nuestros errores serán sus cargas.

(..)

Pero una cosa es segura:
si combinamos misericordia con poder,
y el poder con lo correcto,
entonces el amor será nuestro legado
y el cambio,
el derecho innato de nuestros hijos.

(…)

Al llegar el día,
emergemos de la sombra
llameantes y valerosos.
El nuevo amanecer florece
a medida que lo liberamos,
pues la luz siempre existirá
si tan solo nos arriesgamos a verla.
Si tan solo nos arriesgamos a serla.

Buena semana y buena lectura!

1 Comentario

  • Publicado abril 25, 2022
    .bahis oyna

    Utterly composed content, Really enjoyed studying. Chase Kazan

Deja un comentario